Estamos a muy pocos días de que finalice el plazo de inscripción a las oposiciones funcionario de prisiones del Estado. Así que haremos un repaso de cómo se realiza para aquellos que aún no lo hayan hecho hasta el momento. Tienes hasta el 12 de noviembre de 2019 para inscribirte y conseguir una de las 900 plazas que se convocaron en el mes de octubre.

 

El 12 de noviembre de 2019 es el último día para inscribirse y conseguir una de las 900 plazas de ayudantes de instituciones penitenciarias. Clic para tuitear

 

Oposiciones funcionario de prisiones

 

oposiciones funcionario de prisionesEsta inscripción se hace por vía telemática y para ello el aspirante debe de tener el certificado digital @Clave. En este post te explicamos cómo puedes registrarte para obtener este certificado, ya que sin ello no puedes acceder al proceso porque funciona como una firma personal. Recuerda que debes de tener tu ordenador bien configurado para su instalación.

Una vez que obtengas el certificado digital, ya puedes dar el paso a la inscripción. Puedes hacerlo a través de la web www.institucionespenitenciarias.es, después selecciona el apartado La Administración Penitenciaria, Recursos Humanos y el cuerpo al que quieres inscribirte, que en este caso sería el de Ayudantes de Instituciones Penitenciarias. Después, accede a la pestaña “últimas convocatorias” y desliza la página hasta ver “Presentación telemática”, haz clic sobre ella. Te redirigirá a la web de inscripción de pruebas selectivas del Estado.

Deberás buscar en “Convocatorias abiertas” tu convocatoria y entrar en la parte derecha que indica “Inscribirse”. Después sigue cada uno de los pasos y las indicaciones que se muestran. ¡Es muy fácil!

 

Funciones de los Ayudantes de Instituciones Penitenciarias

 

Si aún te preguntas por qué inscribirte a las oposiciones funcionario de prisiones tal vez no conozcas todas las funciones que puede desempeñar un ayudante de Instituciones Penitenciarias, pues tienen un papel muy importante dentro de sistema español de Instituciones Penitenciarias.

Los Funcionarios de Prisiones mantienen a los reclusos bajo custodia. También ayudan en la rehabilitación y reinserción de los mismos. Los funcionarios trabajan en distintos tipos de instituciones. Todos están comprometidos con el mantenimiento de la seguridad de dicha institución, lo que puede incluir registros de celdas y tareas de patrullaje. Los funcionarios de prisiones también enseñan habilidades u oficios a los internos. La edad mínima para trabajar en una prisión es de 18 años.

Los funcionarios de prisiones mantienen a los reclusos en un entorno seguro y sin riesgos, y ayudan a su rehabilitación. Su trabajo tiene dos objetivos:

1. Proteger a la población.

2. Reducir el riesgo de reincidencia.

 

El ayudante de instituciones penitenciarias tiene dos funciones principales: proteger a la población y reducir el riesgo de reincidencia. Clic para tuitear

 

Trabajan en instituciones tales como centros para menores, cárceles y cárceles de alta seguridad para reclusos con condenas muy largas.

Los reclusos masculinos y femeninos suelen permanecer en prisiones separadas. Es posible que las mujeres funcionarias trabajen en cárceles de hombres y viceversa.

Independientemente del tipo de prisión, los funcionarios tienen la obligación de mantener la seguridad, lo que incluye:

  • Mantener el orden y la seguridad.
  • Tratar con comportamientos difíciles.
  • Controlar situaciones tensas.
  • Supervisar el trabajo de los reclusos, actividades de recreación y visitas familiares.
  • Registrar celdas.
  • Patrullar los edificios y terrenos.
  • Supervisar a los reclusos de forma rutinaria.
  • Realizar procedimientos de inmovilización física de un preso cuando es necesario.
  • Establecer derechos derivados de las políticas penitenciarias, por ejemplo, incentivos y privilegios.

 

Algo más que un vigilante

 

Algunos funcionarios cuentan con una formación especial en el adiestramiento de perros o en técnicas de seguridad electrónica. Otros se dedican a la recepción de nuevos reclusos, la emisión de uniformes, tareas administrativas, y servir de enlace con el personal médico y demás empleados de los centros penitenciarios.

En las cárceles y centros de detención donde los reclusos permanecen pendientes de sentencia, los funcionarios de prisiones se encargan de la evaluación de los mismos, con el fin de determinar el tipo de la cárcel a la que deben ser trasladados.

Por lo general, los funcionarios de prisiones tienen que redactar informes sobre los prisioneros en las distintas etapas de su condena. En algunas prisiones, los funcionarios también tienen una función de acompañamiento, trasladando a los reclusos hacia el patio o de vuelta a las celdas.

Los funcionarios de prisiones ayudan a establecer objetivos de educación, formación, trabajo y actividades para los reclusos que les ayuden a reinsertarse en la sociedad una vez liberados. También ofrecen atención y apoyo a los internos que puedan autolesionarse. Los funcionarios de prisiones promueven activamente la lucha contra la intimidación y también están involucrados en programas de rehabilitación de drogodependientes.

Los funcionarios de prisiones por lo general llevan un uniforme, y usan walkie talkies para mantenerse en contacto con el resto del equipo.

NUEVAS PLAZAS 2020

NUEVAS PLAZAS 2020

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Call Now Button Ir al contenido