La importancia del repaso

No queda nada para septiembre, mes en el que muchos de vosotros os examinaréis. La importancia del repaso en esta recta final es imprescindible.

¿Por qué  es tan importante repasar?

Nuestra memoria es frágil. Al aprender memorizamos conocimientos útiles, y otros que no lo son tanto, y también olvidamos.

Olvidar conocimientos puede deberse a que no utilizamos estos conocimientos adquiridos, y estos desaparecen de la memoria si no se repasa.

Normalmente podemos olvidar el 80% de lo estudiado. Incluso, en siete días podríamos llegar a olvidar el 50%.

Es lo que llamamos la “curva del olvido”.

Esta curva está vinculada al recuerdo. Es decir, cuanto más intenso sea un recuerdo, más tiempo lo podemos mantener.

Esto es lo que sería la memoria a largo plazo.

Sin embargo, ya sea bien por la dificultad de los temas, el no utilizar técnicas mnemotécnicas o por el calor, el sueño o el estrés, la tendencia al olvido aumenta.

 

De este modo, el repaso se hace imprescindible desde el primer momento en el que empezamos a estudiar.

 

¿Cuándo se debe repasar?

Normalmente es aconsejable repasar después del estudio. Lo más adecuado es un plazo no superior a las 24 horas.

Por ello es una buena opción repasar lo aprendido el día anterior antes de ponerte a estudiar.

Cada estudiante es un mundo. Hay quien prefiere acumular temas y luego repasar varios.

Otros prefieren ir repasando por tema, o incluso lo aprendido cada día.

Tú eres el que debe saber qué es lo que te funciona mejor, pero siempre es recomendable que, al menos, al finalizar un tema, lo repases.

 

El repaso del día a día

Es conveniente que, al ir estudiando un tema vayas realizando mapas mentales, esquemas, flash card, presentaciones, leerlo en voz alta y grabarte…

Apóyate de las reglas mnemotécnicas para memorizar, anota palabras y conceptos.

En el día a día te va a ser muy útil. Sin embargo, al ir llegando la hora de examinarte, van a ser más útiles todavía.

 

El repaso en la recta final

Si eres de los que te has organizado bien, y has hecho una buena planificación de tu tiempo desde el principio, te habrás dejado al menos un mes para repasar.

No intentes estudiar todo los días previos al examen.

Cada día que se aproxima la fecha del examen los nervios, el cansancio y el calor, hacen que resulte más difícil concentrarse y estudiar.

Es en estos momentos cuando todo el material que hemos acumulado de repaso (mapas, tarjetas, esquemas), van a resultar más provechosos.

Y lo más importante, evitarás muchos nervios y agobios de última hora. 

La importancia del repaso
5 (100%) 1 voto

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies