En  estos  últimos  días,  muchos  de  nuestros  alumnos,  después  de  haber realizado el primer examen de su oposición (en aquellas  que constan de más de  un  ejercicio  eliminatorio)  nos  han  planteado  sus  cuestiones  y  hasta desazón en relación a qué deberían hacer a partir de ese momento, mientras todavía existe la incertidumbre entre haber aprobado o no. Por este motivo hemos decidido dar unos consejos para opositores con el fin de pasar este momento de duda.

 

Consejos para opositores

 

consejos para opositoresComo ya sabéis (y si no, este es buen momento para aprenderlo),  el obtener nota  suficiente  para  “aprobar”  un  ejercicio  eliminatorio  no  supone necesariamente  que  hayamos  superado  esa  fase  de  la  oposición.  Todo depende del número de opositores que lo consigan en relación o proporción al número de plazas de que conste la convocatoria. En este sentido, no hay unas reglas  claras  predefinidas.  Es decir,  si  nos  vamos  a  las  reglas  de  la convocatoria  en  ellas  no  se  contempla  en  principio esta  situación  ni  se  dice cómo se realizará el cálculo en caso necesario.

Pueden, además, darse dos casos: bien que el número de opositores que ha aprobado  el  ejercicio  en  cuestión  (puede  ser  el  primero  o  los  sucesivos  si hubiere) sea excesivo en relación al número de plazas convocadas o, también, viceversa. En este caso que  el  número  de  aprobados  sea  insuficiente  en  relación  a  las plazas  (porque  el  ejercicio  era  realmente  difícil  para  la  mayoría).  En  ambos casos, para seleccionar un número suficiente, y no excesivo, de candidatos que puedan acceder al segundo o ulteriores  ejercicios, el tribunal calificador de la oposición  realizará  una  operación  matemática  simple  para  incrementar  o reducir  la  cifra  en  la que  situará  el  aprobado.  A  esto  es  lo  que se  denomina “nota  de  corte”,  que  puede,  entonces,  situarse  por  debajo  (un  4,25,  por ejemplo)  o  por  encima  (un  6,75,  por  ejemplo)  del cinco  absoluto  (5,00  sobre 10,00).

 

La nota de corte de una oposición indica qué puntuación es la mínima que debe obtener un aspirante para aprobar las pruebas. Clic para tuitear

 

 

Qué hacer mientras esperamos

 

En consecuencia, el haber realizado el primer examen, por un lado, constituye un alivio y una liberación, en cuanto a la tensión que se mantiene hasta ese momento.  Por otro, nos sitúa nuevamente en la encrucijada; ya que, hasta que sepamos a ciencia cierta si hemos aprobado o no, nos preguntaremos qué deberíamos hacer, si dedicarnos con ahínco a la siguiente prueba o seguir el régimen que llevábamos a la espera de los resultados.

Puesto que el tiempo es precioso y pueden pasar unos días hasta que salgan los resultados definitivos (en función de las posibles impugnaciones, corrección de errores, subsanaciones, etc.) nuestro consejo es que si creéis que habéis pasado el  primer  escollo,  no  dudéis  en  dedicar  vuestro  tiempo  de  estudio  a  la preparación del siguiente ejercicio. Pase lo que pase no os vais a arrepentir. Si, en cambio, ya sabemos que no hemos pasado el primer ejercicio, toca aceptar lo inevitable, dolerse lo necesario (como con cualquier “pérdida” en la vida, y ni un punto más) y seguir adelante en la preparación contando con la innegable ventaja de la experiencia, que siempre resulta enriquecedora.

 

Factores que influyen en el suspendo de un examen

 

Siempre hay lecciones que aprender de cada experiencia y cada situación. Un examen suspendido solo es un fracaso si no somos capaces de extraer las valiosas lecciones que puede aportarnos. En este caso, la primera vez que realizamos un ejercicio de oposición son muchos los factores que influyen en nosotros: la novedad  de la situación, la masa de gente que se presenta, los nervios que se “palpan” en el ambiente, las caras de angustia, de tensa impaciencia, o de resignación, la disposición de las aulas, la llamada de los funcionarios que participan pronunciando nuestro nombre, la sensación de estar al borde de un precipicio, quizá sean un poco dramáticas, pero existen. Y cuando lo hemos pasado una vez, generan un aprendizaje, una vacuna, que nos sitúa, a partir de ese momento, en otro plano. Nada es pérdida si sabemos extraer las lecciones adecuadas en cada momento, de cada experiencia.

 

Un examen suspendido solo es un fracaso si no somos capaces de extraer las valiosas lecciones que puede aportarnos. Clic para tuitear

 

Os deseamos suerte y esperamos que estos consejos para opositores os hayan servido y que los que confían en haber aprobado lo hagan. Y los que no, que usen sus capacidades y competencias para aprender y sigan adelante.

NUEVAS PLAZAS 2020

NUEVAS PLAZAS 2020

CUMPLIMIENTO LEY DE PROTECCIÓN DE DATOS 2018 RPGD

Responsable: Centro Innova SL CIF: B87545505
Finalidad: Proporcionar información sobre nuestros servicios.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar, suprimir los datos y otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Política de privacidad y RGPD

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Call Now Button Ir al contenido