Buena semana a todos. Me he convertido en cazavampiros.

Sigo a mil cosas pero, como veis,  he añadido una más a la lista.

Estoy agotada, pero sigo en plan zombie día tras día intentando dejar un hueco entre trabajo y descanso para el estudio.

Para cazar vampiros tienes que saber distinguirlos

El vampiro opositor

El otro día tuve una conversación con otra persona que se está preparando las oposiciones de profesor.

Mientas lo escuchaba hablar me estaba dando cuenta de que me estaba poniendo demasiado nerviosa.

Había sido interino y de nuevo se estaba preparando la oposición.

Por supuesto, siempre había hecho un examen excelente y una encerrona mejor y nunca había aprobado, porque él no tenía enchufe y los demás sí.

Entre los “enchufados” se encontraba en el grupo una persona que había sacado su plaza después de cinco años en los que estaba trabajando a destajo para poder tener un año sabático para preparar mejor la oposición.

Protestaba por todo, todo le parecía mal, tanto presentarse, como no presentarse, el sistema educativo, los alumnos, el temario, la programación, el estudiar en casa, la gente de la biblioteca…

También le parecía mal que yo estuviera opositando a auxiliar administrativo pudiendo hacerlo “a otra cosa que dé más dinero”.

Lo que viene siendo un opositor muy, pero que muy quemado. O no.

Simplemente puede que sea así. No es una persona a la que conozca mucho, solo he hablado con él algunas veces.

 

El vampiro de andar por casa

Esta misma situación no solo se da en una conversación con alguien desconocido, también en el trabajo, a veces con algún amigo que no está pasando una buena época, otras veces ni yo misma me aguanto.

Me resulta muy incómodo estar con amigos o con familiares que también me insisten en que me presente a algo “de lo mío”, o que den por sentado que no voy a aprobar nada con lo poco que puedo estudiar.

Incluso hay personas que tienen claro que yo lo que debería hacer es dejar de trabajar y ponerme a estudiar.

No sé, tendré que hablarlo, porque igual es que piensan pagarme las facturas ellos.

El jefe de los vampiros

Todas estas situaciones me roban demasiada energía, sobre todo las que se producen en el ámbito laboral.

Si eres freelance, y trabajas en casa, esto se acrecienta aún más.

cazavampirosLos cambios de opinión de tus múltiples “jefes” cuando te dicen que no les gusta hoy lo que ayer le gustaba y que has estado haciendo hasta las 2 (quien dice las 2, dice las 4) de la madrugada.

Los WhatsApp a la una o las dos de la madrugada para que cambies algo. O un domingo a las nueve de la mañana.

Con uno de estos jefes tengo más confianza y le he pedido que, por favor, los fines de semana no me moleste, porque estoy preparando unas oposiciones y los dedico al estudio.

Su reacción cuando se lo dije fue echarse a reír y a decir que, con el poco tiempo que tengo no cree que apruebe, pero que si aprobara, yo no  aguantaría un “trabajo así”.

¿El vampiro eres tú?

No tienes horarios, no descansas, no duermes, no comes, no te duchas, no estudias, no ves el sol (el vampiro eres tú)…

Te metes en esta vorágine y parece que ya, a ciertas alturas de la vida, las cosas no te afectan o te afectan menos.

Pero no, el subconsciente es traicionero y se pone a rumiar lo que ha estado escuchando insistentemente.

A veces entre todos logran convencerme de que llevan razón, de que por qué no desistir, total, no voy a aprobar.

Kit cazavampiros

Pero no. No van a poder conmigo.

Ayer pedí a  Amazon Rumanía mi kit de de cazar vampiros de energía (es que de allí son los auténticos) y me voy a ir con mi maletita a todas partes.

Hay estacas de madera para los opositores quemados, balas de plata para los jefes plastas, agua bendita (con ron) para que tu familia te deje en paz un ratito, un libro de exorcismos de regalo para hacerte la loca y ponerte a leer cuando no llevas el temario encima, un crucifijo para poner encima del móvil por la noche y todo lo que un buen cazavampiros necesita.

De regalo una capa hidrófoba para que todo te resbale.

También he de confesar que he pedido unos frasquitos con dosis de paciencia infinita. Y unas gafas de sol.

Ya os contaré.

Zoe cazavampiros
4.9 (97%) 20 votos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies