Empezar a estudiar una oposición nunca es fácil, más si llevas tiempo desconectado del hábito de estudiar.

Te ves abrumado de repente por miles de páginas y por temas que, en muchos casos, nunca has tocado.

Ocurre lo mismo en muchas facetas de la vida y, aunque cuesta al principio, en cuanto conviertes en rutinarios los hábitos, ya no tienes ningún problema en adaptarte a ellos.

No solo los puedes aplicar a lo concerniente a tu tiempo de estudio. Por ejemplo, puedes empezar a hacer ejercicio, madrugar más, dedicarle más tiempo a tu familia, etc.

Adquirir nuevos hábitos de estudio

¿Por dónde empezar?

Si de verdad es lo que quieres, tu esfuerzo merecerá la pena.

Es importante, para que puedas tener una mayor fuerza de voluntad a la hora de enfrentarte a todo lo que supone estudiar una oposición, que seas consciente de que el deseo que tienes de obtener una plaza está alineado con el  pensamiento del esfuerzo que debes realizar para conseguirla.

Debes tener en cuenta que siempre tendremos mejores resultados cuando vemos que el esfuerzo que requiere lo que vayamos a emprender es posible a corto plazo.

Y eso no ocurre con el estudio de una oposición. El camino es largo, pero la recompensa puede ser la que deseas.

Reforzar el compromiso.

Y como estudiar una oposición es algo que nos va a llevar mucho tiempo y no vamos a llegar pronto a la meta, lo que nos va a ocurrir muchas veces es que dejemos para mañana o pasado lo que teníamos que haber hecho hoy (la famosa procrastinación  de la que ya hemos hablado en muchas ocasiones).

Por esto es importante que llegues a un pacto contigo mismo para sacar adelante tus oposiciones, para tomarte el estudio en serio y, si ves que no puedes con ello, no pasa nada, tampoco debes dejarte la piel porque te hayas comprometido a tener una plaza.

Pero reforzar el compromiso no solo con uno mismo, sino con los hábitos que vayas a adquirir para llegar a tu meta.

adquirir nuevos hábitos estudio

Puedes comprometerte a madrugar más, a estudiar después del trabajo unas horas, a organizarte mejor, a tener despejado tu espacio de trabajos,a obligarte a dejar tiempo libre para ti…

Es probable que no seas capaz de hacer todo de golpe cuando empiezas a estudiar de nuevas. Pero, si eres constante, en pocos días serás capaz de todo.

También es normal que no todo salga bien a la primera, no pasa nada. Siempre puedes empezar de cero.

 

Adquirir nuevos hábitos de estudio

Cómo solucionar los problemas a la hora de adquirir hábitos.

Imagínate que empiezas a madrugar más de lo que lo hacías para estudiar. O a ponerte a estudiar cuando sales del trabajo.

Has empezado a formar ese hábito, pero de pronto un día no te apetece madrugar, ni al día siguiente.

O llegas demasiado cansado del trabajo y no te apetece sentarte a estudiar la Constitución.  Quizá lo hagas mañana que seguro que llegas antes.

Cuando esto ocurra  y se mantenga en el tiempo (un solo día no pasa nada, pero dos ya sí), apunta durante algunos días qué pensamientos te pasan por la cabeza y qué es lo que haces en lugar de estudiar.

Puedes llegar a la conclusión de que llegas todos los días cansado del trabajo y prefieres ver la tele.

Entonces deberás plantearte si de verdad quieres conseguir un trabajo fijo, con un sueldo fijo y un horario decente a llegar a las 9 de la noche a casa, después de estar todo el día fuera.

Es cierto que en el momento optarás por descansar, pero si de verdad quieres cambiar de vida y cambiar tus hábitos, lo conseguirás.

El cambio llega con la elección

Llegados a este punto tienes que tomar la decisión. ¿Sigues adelante, aunque estés cansado, tengas sueño, tengas responsabilidades familiares, etc. o abandonas?

adquirir nuevos hábitos estudio

Apunta los pensamientos que tienes y lo que sientes.

Sabemos lo que deberíamos hacer, pero lo que sentimos nos dice otra cosa. Cuando tu razón y tus sentimientos no están alineados es cuando se producen los conflictos.

Si abandonas, vas a seguir cansado, pero no vas a tener encima la sensación de llevar una losa a las espaldas pensando en que tenías que estudiar y lo que estás haciendo es estar en el sofá viendo la tele.

Si sigues adelante sabes que vas a estar cansado, que no te va a apetecer, que a veces vas a pensar en tirar la toalla, pero que al final va a merecer la pena el esfuerzo y tu vida va a cambiar.

De hecho, ya está cambiando, porque estás trabajando para que eso ocurra.

Si abandonas, te ha vencido la pereza.

Pero eres tú el que ha elegido seguir adelante, y eso es lo que va a hacer que te comprometas más contigo mismo para reforzar tus nuevos hábitos.

Cuando eliges refuerzas hábitos, cuando refuerzas hábitos se produce el cambio.

Adquirir nuevos hábitos de estudio

Practica

Practica, practica y, si fallas, vuelve a empezar.

En la práctica encontrarás la habilidad para derrotar a tus pensamientos más recurrentes: cansancio, esto no es para mí, no tengo tiempo.

Como ya sabes que cuando has establecido un hábito como costumbre sí puedes con ello, tu cerebro, igual que te ha dado el mecanismo para decirte que no puedes, te dará el mecanismo para decirte que sí, porque ya lo has hecho más veces.

Solo es cuestión de fuerza de voluntad.

 

Adquirir nuevos hábitos de estudio
4.8 (95.24%) 21 votos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies